Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

Un breve tributo al inolvidable Emilio Salgari. (En menos…

220px-Tigri_1900La verdad es que siempre me ha tenido sin cuidado la advertencia banal que impide revelar aspectos de la infancia o la adolescencia, porque los cultores de una juventud perenne y desmemoriada corren a  gritar:

―¡Se te cayó la cédula! (En Venezuela) o There goes an old fart! (En los Estados Unidos).

¡Sí!… en su momento leí tres obras de Emilio Salgari: «La venganza de Sandokán», «El corsario negro» y «Los tigres de Mompracem».

Solamente tres, porque a los 10 años de edad no es mucho el dinero que uno puede invertir en cultivar la imaginación, que era precisamente lo que hacía don Emilio con sus escritos.

Durante varios meses ―y a veces creo que todavía lo hago―, fui Sandokán (El tigre de la Malasia) dispuesto a luchar por reivindicar su estirpe, aun cuando tuviera que ser perseguido como un corsario peligroso. Leer más “Un breve tributo al inolvidable Emilio Salgari. (En menos de 3 minutos)”

Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

Ganadores, perdedores y luchadores… ¿en cuál categoría te ubicas?

LeunigcrossroadsAun cuando las rígidas clasificaciones estadísticas puedan ser cuestionables ―y generalmente equivocadas―, lo cierto es que una sencilla observación de los individuos que componen la sociedad nos muestra la existencia de tres categorías en las cuales se sitúa el mayor porcentaje de ellos.

A saber:

1. Ganadores:

Por razones obvias (estos siempre están en primer lugar) comenzamos por aquellos que se mueven en la categoría de quienes suelen salir airosos de casi cualquier compromiso y los triunfos les llueven como arroz en una boda de lujo.  Leer más “Ganadores, perdedores y luchadores… ¿en cuál categoría te ubicas?”

Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

El “efecto halo” o cómo creamos estrellas y patitos…

DucklingLa madre de una amiga solía decir que una cara bonita era la mejor carta de presentación. Cada vez que afirmaba aquello, lograba que su hija menos agraciada frunciera el ceño y se apartara consternada, mientras que la otra ―de una belleza troyana―, se esponjaba cual pavo real.

El transcurso del tiempo y los acontecimientos, parecieron ir comprobando la veracidad de su sentencia.

Al “patito feo” de la casa le salían peor las cosas que a la preciosidad de su hermana. No importaba cuánto se esforzara por conseguir el éxito o el número de oraciones que elevara al cielo para que le echara una mano, siempre el destino o una circunstancia cualquiera se interponían para frustrarla. Leer más “El “efecto halo” o cómo creamos estrellas y patitos feos.”

Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

Hoy te prometo, mañana… ya veremos.

DonkeyMuchos padres inician a sus hijos en el procedimiento.

Especialmente aquellos que intentan ser “modernos” y recurren al estímulo más que al castigo, suelen hacer cualquier tipo de promesa con tal de que el niño estudie o se comporte como se le pide.

― ¿Quieres una bicicleta nueva, una consola de video, un avión de control remoto?… ¡tendrás lo que quieres, si eres un buen chico! ―dicen, unas veces por salir del paso y otras porque piensan que con el tiempo el niño olvidará la promesa y no les atosigará con presiones para que cumplan lo ofrecido.

Ya luego verán qué hacen, en caso de que la memoria más joven se imponga y surjan los justos reclamos.

Lo más frecuente es que desaparezca la “modernidad” y se le aplique la vieja consigna que reza:

― ¡A mí me respetas y no me acorrales! ¡Agradece que te alimento, te visto y vives en mi casa! Leer más “Hoy te prometo, mañana… ya veremos.”

Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

Actuar por pasión es divertido. ¡Perfecto!… pero, ¿resuelves el…

imagesNo habría vuelto sobre este tema, de no ser porque varias mujeres me han escrito recientemente comentando o preguntando sobre lo divertido que les resulta ―de momento―, hacer lo que les indican sus emociones y darse un “revolcón” alocado, sin pensárselo tanto.

Había respondido a algunas haciéndome el “políticamente correcto”, hasta que recibí el correo de una de ellas  (a quien llamaremos H.), sumida en el pozo más profundo de la depresión a consecuencia de una esas excitantes aventuras one night stand de las que tanto alaban las revistas faranduleras. Leer más “Actuar por pasión es divertido. ¡Perfecto!… pero, ¿resuelves el problema?”

Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

¿Sabes lo que es la “cárcel de la libertad”?…

StingIf you love somebody set them free (Si amas a alguien déjalo libre), dice Sting en una composición suya de los años 80.

Uso la frase como preámbulo al tema que ahora nos ocupa, no porque considere al gran músico y compositor británico como un genio de la filosofía o un sesudo estudioso de los procesos psicológicos, sino porque se ajusta bien a lo que me interesa compartir con mis lectores.

Eso de ser libre es un asunto que figura en casi cualquier repertorio romántico, ya sea poético, musical o político. Cualquier hijo de vecina por ahí, sin saber exactamente lo que dice, habla de libertad y de cómo todos deberíamos empeñarnos en lograrla en nuestra vida o pagar el precio de ser por siempre, unos miserables esclavos. Leer más “¿Sabes lo que es la “cárcel de la libertad”? Tal vez te guste estar allí.”

Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

¿Seguridad convencida o terquedad necia?

StoneSi hay algo que se exige en casi todos los campos y se alaba como si fuera el rasgo más deseable en una persona, es una tajante afirmación sobre algún tema en particular o una posición firme e inconmovible al tomar decisiones.

A quien se muestra perfectamente definido, ya sea asumiendo el plante de un oficial prusiano o mediante una vociferación propia de un dictador bananero, se le toma por un individuo vertical, confiable y definitivamente dotado para el liderazgo.

Esto, desde luego, produce al poco tiempo el resultado que todos conocemos: un hombre o una mujer, supuestamente ungidos por el Altísimo para dominar a los demás, rodeados de un ambiente de pestilencia adulante y obediencia ciega. Leer más “¿Seguridad convencida o terquedad necia?”

Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

3 claves para ser un soberano mentiroso y salirte…

PinocchioA pesar de lo que se cree comúnmente, el ejercicio del engaño no es algo que pueda dejarse a los vaivenes del azar.

Como ha sido demostrado en el patético historial de la Humanidad, alcanzar destreza en el arte de la mentira requiere una prolongada experiencia y ciertos datos de personalidad  que la mayoría de nosotros no trae a este mundo.

De modo que, si lo que quieres es convertirte en un(a) embustero(a) de marca mayor, deberías tomar nota de las claves básicas que otorgan a estos individuos el elevado rango social que con tanto esfuerzo se han ganado.

Veamos 3 de ellas (pero hay muchas más): Leer más “3 claves para ser un soberano mentiroso y salirte con la tuya”

Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

La locura manda y los demás obedecen…. O el…

images

―No vas a salir hoy, porque tengo un mal presentimiento.

―Tienes que sacar ya mismo la basura, porque le van a salir gusanos.

―Haz lo que te digo o Dios te va a castigar.

¿Cuántas frases como las precedentes escuchaste en tu vida infantil o adolescente, pronunciadas por una madre ―o padre―, que apelaba a ellas para manejar sus ansiedades neuróticas?

He allí la base para condicionarte a acatar las normas dictadas por otras personas que tienen los mismos padecimientos o para imponerles a los demás las locuras que te dejó semejante aprendizaje.

La dinámica subyacente a este tipo de vínculos de sometimiento y control, es la creencia compartida de que si el  enfermillo de turno es contrariado, se corre el riesgo de dispararle un ataque, una crisis que lo llevará a la tumba o, en ciertos casos más graves, que la emprenderá a los golpes contra el transgresor. Leer más “La locura manda y los demás obedecen…. O el loco soy yo”

Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

¿Sufres de histeria y no lo sabes? A lo…

JessicaLa histeria, un padecimiento psicológico abundantemente documentado por Sigmund Freud―, tiene en su esencia una distorsión del deseo sexual.  Sin embargo,  el síndrome como tal se extiende a un plano más amplio de la personalidad.

Veamos.

El histérico clásico (los hay en ambos géneros), maneja las relaciones con sus semejantes a través de peripecias seductoras, destinadas a despertar el interés y la disposición a engancharse en un proyecto que no va a ninguna parte. Leer más “¿Sufres de histeria y no lo sabes? A lo mejor otros sí la ven”