El aburrimiento, ¿signo de patología o una herramienta para estimular la mente?