El amor es ciego. Tal vez… ¿o será que le tapamos los ojos?