Anestesia emocional. ¿La solución al problema?