Artículos

CÓMO ESCRIBIR CARTAS DE AMOR

En mis años adolescentes, las mujeres eran más inaccesibles que en la actualidad.

Dado que aún no había llegado el mensaje liberador que surgió a finales de los 70 y comienzo de los 80, a los amigos que me acompañaron en aquellos días de enamoramientos apasionados y a menudo frustrados por el poderoso NO de las chicas que se sabían bellas, nos tocaron tiempos duros.

Lo más temible  era confesar abiertamente  lo que uno sentía, corriendo el riesgo de ser rebotado hasta las nubes delante de quienes no iban a dudar un segundo en flagelar al pobre atrevido, con la burla más infame.

De modo, que el recurso de la carta de amor aparecía como una vía segura para sortear el grueso muro defensivo y salir en hombros a la gloria, en vez de arrastrarse penosamente hacia el cementerio emocional.

Pero, ¿quién a esa edad escribía tan bien como para conmover los cimientos de una diva afianzada en su  arrogante hermosura?

¡Pues, nadie…!, para eso estaba Héctor.

Héctor era un hombre feo, contrahecho, malencarado y poco dado a la conversación, que transitaba por las calles del barrio, apoyando una mano contra las paredes y mirando a su alrededor como si temiera un asalto.

A pesar de su mal aspecto y un carácter tan particular, por una módica suma era capaz de redactar misivas personalizadas que habían probado ser unos auténticos terremotos para los jóvenes corazones que las recibían.

Fueron muchos los enamorados que se gastaron su asignación mensual en una de aquellas fervientes declaraciones, dignas del mismísimo Cyrano de Bergerac.  Entre ellos, este servidor.

¡Sí, yo…! ¿Por qué no?…  Adelaida bien merecía privarme de ir al cine, la playa o lo que fuera. Pagué, entregué la carta y esperé.

Al día siguiente me llamó Adelaida.

― ¡Eeeehhhh…! ―grité el equivalente al actual Yes!, que tanto gusta a la gente y corrí a su casa.

Me extrañó ver su rostro frío, dibujando una sonrisa diagonal.  La carta colgando en su mano, no anunciaba nada bueno.

―La escribió Héctor, ¿verdad? ― dijo a manera de saludo.

No podía negarlo. Me miré los zapatos y asentí con la cabeza.

― ¿Cómo lo supiste? ―murmuré casi inaudiblemente.

―Porque mi hermano también le paga para que diga lo que él no se atreve. Las cartas de amor de los cobardes para mí valen menos que la estupidez de alguien que no me tenga miedo. Toma ―me entregó el papel― Cuando aprendas a escribir por ti mismo, hablamos de nuevo.

Demás está decir que no volví por aquellos lados.

Tiempo después le escribí a otra mi primera carta de amor. Llena de estupideces y mal escrita, pero con todo el corazón abierto y sin miedo.

Esta vez, la respuesta fue un suave beso que todavía en el recuerdo, sabe a gloria.

Por la noche, pasé al lado de Héctor que venía con su habitual gesto de indolencia y le solté:

―Te quedaste sin cobrar ―y seguí, cantando por lo bajo sin atender a unos insultos que se iban disolviendo en el aire.

La verdad, no hacían falta sus servicios… El amor sincero es valiente y escribe cartas a su propia manera.

Artículos

¿QUÉ ES LA FELICIDAD?

En tiempos cuando la gente parece no encontrar puertos donde anclar su desfalleciente esperanza, el tema de la “felicidad” sobrevuela alrededor de las dolientes cabezas como esos insectos que producen ruido y desesperación, sin que se puedan espantar con el solo movimiento de las manos.

―Pero, ¿por qué afirmar que la felicidad desespera, en lugar de aclamarla como la mayor de nuestras aspiraciones? ―se preguntará usted.

Por una simple razón, le respondo. Ser feliz,  no es algo que exista como un estado normal en la mente humana.

Independientemente de la resistencia que suelen presentar los aficionados a la poesía, los cuentos de hadas o la filosofía del New Age, lo cierto es que nadie ―hasta el momento actual―, ha podido dar una definición precisa y demostrable de lo que es la felicidad.

Y digo yo…  ¿cuál es la idea de pasarse la vida persiguiendo una meta que es tan fácil de encontrar como la famosa olla al final del arcoiris?

Tal vez, si en lugar de ronronear de gusto cuando les masajean la ilusión o apretar rabiosamente las mandíbulas cuando les toca enfrentar la realidad, más personas se dedicaran a manejar eficientemente sus emociones, habría poca necesidad de cuentos para engañarnos y mejores razones para pasárnosla bien en este mundo.

La eficiencia emocional en este caso, significa: molestarse por lo que haga falta y saber reaccionar a ello, evitando en lo posible la violencia; entristecerse ante las calamidades, los duelos o las contrariedades imposibles de superar; temer con razones lógicas, aceptando el miedo como medida de protección ante el peligro y por último… ¡alegrarse!…alegrarse con lo bueno de la vida, disfrutar de los afectos sinceros y reír espontáneamente, como muestra de la bondad interna.

Si a eso, usted lo quiere llamar “felicidad”, ¡adelante!, no hay nada que discutir.

Disfrute de contarse entre quienes se autocalifican como felices… y con razón.

 

Artículos

8 RASGOS TÍPICOS DEL PENDEJO PERFECTO

A continuación algunas de las características que destacan en una personalidad débil y expuesta al virus dañino de la pendejidad. Revíselas cuidadosamente para determinar si alguna de ellas, se encuentra activa en su forma de ser. De ser así… comience a preocuparse.

1. Sin malicia.

De primera mano acepta que la mayoría de la gente es naturalmente sana y por ello, casi siempre anda por la vida sin un sistema de alarma y ni tan siquiera lleva en su bolso un spray de gas pimienta. Leer más “8 RASGOS TÍPICOS DEL PENDEJO PERFECTO”

Artículos

EL ESTRÉS DE NO SER COMO UNO QUIERE

Sobre el tema del estrés se ha derrochado tanta escritura como la que habría si sumamos la guía telefónica de Nueva York, con los caracteres que forman el código de Hammurabi.

Lo que nunca encuentro en mis lecturas actualizadoras, es alguna referencia al que se forma por tratar uno de ser lo que no es.

Una pléyade de “motivadores” y gurús del coaching, viven diciendo que TODO puede lograrse si se le pone el empeño suficiente. Claro… no puede ser de otro modo, si lo que quieren es llenar sus auditorios con gente deseosa de llegar al sol, aunque sea poniéndose las deficientes alas de Ícaro.

¿Por qué no se menciona allí el malestar que aqueja a quienes viven mirando por las ventanas, envidiando a los supuestamente exitosos y suspirando por ser lo que no son ni pueden llegar a ser? Leer más “EL ESTRÉS DE NO SER COMO UNO QUIERE”

Artículos

GRACIAS POR NO MALTRATARME. Artículo en Revista Dominical.

Landaeta1

El repertorio de posibilidades que ofrece la vinculación entre una persona sometida a vejaciones y quien se las produce, es infinito. Entre las más notables, por el refinado mecanismo que la sustenta, está la técnica de golpear o no, según sea el deseo del verdugo y, encima, esperar gratitud cuando, en su magnificencia, decide no aplicar el castigo.

Un jefe autoritario que se impone a sus empleados, el capataz de la hacienda que maltrata a los peones y aquellos que asumen el rol sádico en la pareja humana, son los clásicos representantes de este tipo de abuso. 

La relación más frecuente es la que se establece cuando uno de los personajes se arroga la identidad de un dios poderoso que opera de acuerdo a su voluntad o de un proveedor que reparte ciertos bienes, según se levante de la cama con el pie derecho o el izquierdo.


Para la comparsa hace falta entonces quien crea en su proclama y se doblegue a ella, como un menesteroso ante el transeúnte que mete su mano en el bolsillo para sacar una moneda. La transacción queda instalada y prevalecerá, mientras ninguno de los dos haga algo para romperla.

Así, el tiramealgo estará contento con lo que se le dé y el otro, feliz de tener un esclavo obediente. Claro, que esto no le basta del todo y por ello exige no solo la genuflexión, sino además el gesto agradecido de quien recibe la limosna sin que se le propine una patada en el trasero o una bofetada adicional en la mejilla.

Quienes trabajamos con la mente humana sabemos lo difícil que es esperar una mejoría en el oprobioso cuadro. Lo más seguro es que nuestro intento sea descalificado primero por quien padece la humillación.

Este nos mirará con desdén, mientras susurra complaciente a su amo: ¡Gracias por no maltratarme!, y luego nos cierra la puerta en la cara.

¿Qué le vamos a hacer?

 

 

 

 

www.youtube.com Artículos

5 axiomas de la comunicación. Paul Watzlawick

www.youtube.com

 

 

 

 

 

 

Los fracasos en la comunicación entre individuos se presentan, cuando:

Estos se comunican en un código distinto.

  • El código en el que transmite el mensaje ha sido alterado dentro del .
  • Existe una falsa interpretación de la situación.
  • Se confunde el nivel de relación por el nivel de contenido.
  • Existe una puntuación.
  • La comunicación digital no concuerda con la comunicación analógica.
  • Se espera un intercambio comunicacional complementario y se recibe uno paralelo (o bien simétrico).

 

La comunicación entre individuos es buena cuando:

 

  • El código del mensaje es correcto.
  • Se evitan alteraciones en el código dentro del canal.
  • Se toma en cuenta la situación del receptor.
  • Se analiza el cuadro en el que se encuentra la comunicación.
  • La puntuación está bien definida.
  • La comunicación digital concuerda con la comunicación analógica.
  • El comunicador tiene su receptor

Fuente: http://manuelgross.bligoo.com/20130117-20120412-los-5-axiomas-de-la-comunicacion-de-paul-watzlawick

 

Artículos

LA EMIGRACIÓN Y SUS EMOCIONES

Travel

 El hecho de plantearse la mudanza definitiva de un país a otro, aun cuando entre ambos existan vínculos o elementos parecidos, implica un proceso de ajuste emocional importante al cual es conveniente prestar atención.

Particularmente cuando no existe una tradición migratoria, tal como ocurre en el caso de los venezolanos, el duelo es más difícil de manejar.

La sensación de desapego, soledad y desubicación social se vuelve una constante, que puede elevar los niveles de ansiedad hasta el punto en que se haga necesario recurrir a mecanismos de defensa, que a veces no son los más útiles para facilitar la adaptación al nuevo ambiente o mejorar el funcionamiento general del individuo. Leer más “LA EMIGRACIÓN Y SUS EMOCIONES”

Artículos

GANAR Y PERDER EN LA PAREJA

PulsoA menudo, cuando una pareja rompe su relación, dentro del círculo de las amistades surge la pregunta de quién tomó la decisión y con base en la respuesta que reciban, determinan a  un “ganador” y a un “perdedor”.

Planteada la cuestión de ese modo, queda uno con la impresión de que aquellas dos personas estaban enfrentadas en una contienda velada, más que manteniendo un vínculo signado por sentimientos algo más nobles.

Esto ocurre así, porque en nuestros días casi todo se ha derivado hacia el plano de “quedar bien” ante los otros y no perder el ascendiente social que se haya logrado, el cual parece ser el beneficio más apetecido por el común de la gente.

En ocasiones, aquel que percibe una señal de que la otra persona pueda estar contemplando abandonar la pareja, toma rápidamente la iniciativa de terminar cuanto antes la relación, solo para no aparecer ante el público como el (la) derrotado (a). Leer más “GANAR Y PERDER EN LA PAREJA”

Artículos

LO QUE ES “NORMAL” Y LO QUE NO LO…

 

GaussSi oscuros nubarrones tapan el cielo por completo, debemos esperar que en poco tiempo grandes chorros de agua comiencen a caer sobre el suelo. Tal cosa puede considerarse perfectamente normal. Lo que no es normal es que los drenajes de las calles sean excedidos por el aguacero y como consecuencia, se inunden las casas aledañas y las personas sean arrastradas por la corriente.

Partiendo de esta comparación simple, podemos ver cómo ella se aplica a otros aspectos de nuestro quehacer cotidiano.

Por una de esas simplificaciones que siempre me parecen aterradoras, la gente termina por considerar “normal” lo que en realidad puede ser un signo patológico. Leer más “LO QUE ES “NORMAL” Y LO QUE NO LO ES”

Artículos

¡HABLE ANTES QUE OTRO LO HAGA POR USTED!

TalkUna horrible tradición popular aconseja el silencio por encima de la conversación. Con fórmulas sencillas pero contundentes nos dicen que “en boca cerrada no entran moscas” o que “las palabras son de plata, pero el silencio es de oro”.

Aún con lo mucho que uno desearía que alguna gente acatara semejantes consignas,  mejor es recomendar que se hable al máximo, especialmente cuando uno quiere solucionar conflictos o afirmar una posición personal. Leer más “¡HABLE ANTES QUE OTRO LO HAGA POR USTED!”