El burro y la zanahoria. ¿Dignidad o actuar como El Chavo?