Artículos

Positividad tóxica: por qué el discurso de la buena…

«Tienes que concentrarte en la belleza que hay en tu vida. No malgastes esta vida preciosa en lágrimas”, una profesora de yoga le dijo a Tracey Anne Duncan, que acababa de terminar una relación de 10 años y estaba durmiendo en el sofá de una amiga. “Muévete hacia la luz”, agregó. Duncan pensó en decirle un par de cosas, pero además tenía gripe y se sentía muy mal. Lo interesante del caso es que ella misma es, también, profesora de yoga, y en numerosas ocasiones había hecho discursos semejantes. Pero para ella la buena onda, la vereda del sol, el vaso medio lleno y demás expresiones del optimismo siempre habían tenido un límite: la realidad.

Leer más «Positividad tóxica: por qué el discurso de la buena onda constante hace mal a la salud»

Artículos

Los hombres de hoy. Entre malos y desconocidos.

Sin duda voy a ser subjetivo en este artículo, en primer lugar porque pertenezco al gremio masculino y en segundo, porque la objetividad absoluta es un mito. Siempre que uno sea humano, será subjetivo.

Dicho esto, paso a meterme en el berenjenal de la manida discusión sobre el rol que cumple el hombre en la sociedad actual.

El caso es que me he pasado los últimos tiempos siendo espectador de lo que acontece en el escenario que nos han pintado los medios de comunicación y las redes sociales, descubriendo varios puntos interesantes que deberían ser tomados en cuenta a la hora de emitir una opinión más o menos seria.

Por ejemplo, reviso los cambios en mi consulta desde el año 2010 a esta parte y encuentro que el porcentaje anterior de mujeres ha disminuido en relación al de hombres que solicitan mi asesoría por decisión propia y no porque los mandan sus atribuladas esposas o novias, víctimas de maltratos.

Dentro de los motivos de consulta más frecuentes están los de adquirir herramientas para manejar el estrés laboral, resolver conflictos generados por la crianza o mejorar su eficiencia personal en términos de pareja y familia.

Otro dato llamativo es el número de hombres que hoy en día no sienten vergüenza alguna por andar con sus hijos recién nacidos, colgados al pecho cual medallas al mérito por los servicios cumplidos.

Tampoco es extraño observar ejemplares masculinos en el mercado haciendo la compra para la casa, asistidos ―desde luego― por una larga y detallada lista que la mujer les ha metido en el bolsillo.

Ver más padres en los parques jugando con sus hijos; escuchar a un individuo joven decir que no desea caer en la red de la vampiresa que le hace guiños desde la barra de un bar, porque él tiene novia; oír a mis pacientes (hombres) afirmando sin rubor alguno que trabajan el doble porque llegan de la oficina a colaborar con la cocina, la limpieza o el buen ambiente del hogar, son hechos que me convencen de que estos «desconocidos» no son los ogros feroces que nos pinta el feminismo radical.

Por supuesto que hay los asesinos, borrachines, abusadores y  poseedores de cualquier otra característica reprochable que uno quiera señalar.

¡Los hay, sí! Esos son los malos, Al igual como hay mujeres perversas al estilo Lucrecia Borgia, Johanne Dennehy o la aterradora Belle Gunness. Pero, ¿se justifica un juicio generalizado y terminante que abarque a TODOS los hombres o TODAS las mujeres?

Mientras medito sobre este asunto de una supuesta enemistad entre los sexos, me llega un tufillo apestoso a manipulación interesada, sabe Dios con qué ocultos propósitos.

Pensar en una civilización habitada solo por mujeres que se han liberado del «heteropatriarcado», me suena a un mundo de Amazonas guerreras, amargadas por no tener a quien combatir, a las que no les queda otra alternativa que soltar las armas e irse a preparar la comida, zurcir la ropa desastrada a falta de unos ojos  masculinos a quien lucirla y dormir soñando con las épocas en que unos buenos hombres les hacían la vida un poco más sencilla y divertida.

―¡Maldita liberación! ―me parece escuchar que masculla una hermosa y joven amazona mirando a las estrellas.

 

 

Artículos

La sociedad del sándwich mixto: por qué los mediocres…

Artículo redactado por el periodista Rodrigo Terrasa, en el diario El Mundo (España), el día 4 de septiembre de 2019. (Ver original: https://bit.ly/2lxuQVj).

A nadie le ofende un sándwich mixto, pero difícilmente alguien lo elegiría para su última cena. Es la metáfora ideal de un mundo en el que lo mediocre, lo que no destaca por ser ni demasiado malo ni demasiado brillante, está acaparando el poder. Leer más «La sociedad del sándwich mixto: por qué los mediocres dominan el mundo»

Artículos

¿Te mueres de aburrimiento? ¡Invéntate una crisis!

Durante los años que he pasado haciendo consulta psicológica, varias veces he sugerido a mis pacientes un recurso que a algunos les suena a broma: ¡Invéntate una crisis!

-¿Inventar una crisis? ¿De qué hablas, si las crisis más bien son cosas que uno debería evitar? -así me respondió la última persona a quien le recomendé sacudir el tedio que le agobiaba en su vida de pareja. Leer más «¿Te mueres de aburrimiento? ¡Invéntate una crisis!»

Artículos

NOS FALTAN METÁFORAS (Un vistazo al sexo y la…

Como suele ser mi estilo de comunicación, en este artículo solo haré referencia a la metáfora en términos simples y directos. Nada de largas y sesudas disertaciones que le den ganas de dormir al lector.

De modo que me disculpas si al comienzo me veo obligado a hacer una definición y plantear ciertas distinciones que permitan aclarar correctamente los conceptos. Leer más «NOS FALTAN METÁFORAS (Un vistazo al sexo y la política)»

Artículos

Decir NO y preguntar ¿POR QUÉ?… ¿Se lo permites…

―¿Por qué? ―pregunta un niño.

El adulto responde de inmediato y en forma tajante:

―Porque lo digo yo ¡y punto!

―No quiero comer ahora ―alega otro niño.

―¡Usted come cuando se le manda! ¡No me desafíes! ―vocifera la madre, en esos cambios de «usted» y «tú» que usan los padres cuando quieren enfatizar su talante autoritario. Leer más «Decir NO y preguntar ¿POR QUÉ?… ¿Se lo permites a tus hijos?»

Artículos

El duelo migratorio en adolescentes

Durante varios años tuve la oportunidad de tratar en Venezuela a adolescentes que me eran remitidos de colegios internacionales.
Casi todos ellos presentaban como motivo de referencia: bajo rendimiento académico, problemas de «rebeldía» y apatía general hacia todo lo que fuesen actividades programadas por la institución educativa.

Lo más llamativo era que ni los padres ni los maestros aludían a un fenómeno depresivo en los jóvenes que tenían a su cargo. Leer más «El duelo migratorio en adolescentes»

Artículos

La depresión y cómo se juega con ella

He meditado e investigado mucho antes de lanzarme a escribir sobre un tema espinoso en el cual pulula la irresponsabilidad y la facilidad de análisis.

Durante los más de 30 años que llevo tratando con personas que sufren de diversos tipos de conflictividad emocional, he visto cómo aquellos que caen en un cuadro depresivo se hallan envueltos en una maraña de tratamientos ―muchos de ellos improvisados o sujetos al azar― a menudo confirmadores de que en ocasiones «el remedio es peor que la enfermedad». Leer más «La depresión y cómo se juega con ella»

Artículos

Marte y Venus. ¿Mujeres contra hombres? ¡NMJ…!

Creo que nunca terminaré de entender  el esfuerzo que dedican algunos sectores de opinión a separar a los dos sexos en entidades muy distantes y hasta en posiciones violentamente antagónicas.

Esa energía, digna de mejores causas, casi siempre es orientada a reforzar una confrontación absurda, llena de intenciones muy particulares que solo acaban satisfaciendo a sus cultores, por razones que solo benefician a los conflictos que llevan dentro sin resolver. Leer más «Marte y Venus. ¿Mujeres contra hombres? ¡NMJ…!»

Artículos

¡Gloria a Dios en el cielo!… ¿y qué venía…

En tiempos de mi infancia y hasta comienzos de la adolescencia, solía entonarse no solo en las iglesias, sino en ciertos espacios de radio y televisión, un himno de nombre, Gloria in Excelsis Deo (Gloria a Dios en el cielo) el cual aludía a la proclama que los ángeles eligieron para el momento del nacimiento de Jesús.

Aquel texto inicial era seguido por una exhortación a que en la Tierra hubiera paz para los hombres de buena voluntad. Leer más «¡Gloria a Dios en el cielo!… ¿y qué venía después?»