¿Conoces tus límites? Cuando no es posible… ¡pues, no es posible!