La consulta con el psicólogo o cómo “comprar” un nuevo amigo.