Decir «adiós». ¿Más fácil de lo que crees?