El «descorazonamiento». ¿Qué hacer con ese estado de frustración?