EL AMOR Y EL PODER. ¿Una contradicción?