El buen ánimo es contagioso entre adolescentes