EL “NO” y EL “POR QUÉ”