El pasado, ¿maestro o verdugo?