¡Gloria a Dios en el cielo!… ¿y qué venía después?