Hablan las emociones; pero, ¿dicen la verdad?