Al rescate de la “chancla” y la mirada penetrante. Una reflexión sobre el castigo.