LA PSICOPATÍA, ¿tan mala como dicen?