El lenguaje soez, ¿liberador o limitante? (Mi artículo en Revista Dominical)