LO QUE ES “NORMAL” Y LO QUE NO LO ES