LOS CELOS JUSTIFICADOS (o la fidelidad hacia uno mismo)