El miedo, ese amigo confiable y protector