«Minimalismo mental». ¿De verdad nos hace falta tanto trasto en la cabeza?