Mujeres, ¿Hadas celestiales o brujas venenosas?