Un mundo más amigable (y sin estupidez). Parte 1. Control de la Neurosis