NO HABLES MAL DE TI. Tu cerebro escucha.