Pacto de pareja. ¿Una solución para los señores T.?