Los«paparazzi» del abandono. El duro oficio de espiar a las parejas que ya no son.