Si eres una persona exitosa, ¿por qué temerle a la envidia?