¿Puede una buena risa al día, mantener un corazón sano?… Tal vez.