Tres tácticas para convertir tu rabia en energía positiva.