Sexo alegre, una alternativa al amor de fotonovela… ¡y a Casanova!