«Sexo triste», la verdad que casi nadie confiesa.