Artículos

CUANDO TE PROVOQUE MANDARLO TODO AL CARAJO

Carajo

A mis 17 años el idealismo no me cabía en un cuerpo poco dado a las grandes ingestas alimentarias, ni siquiera de hamburguesas o helados de aquellos que se ponían de moda y de los que mis amigos disfrutaban, casi con glotonería.

Era por eso, más idealista que robusto y como suele suceder en tales casos, más dramático que sereno.

Una tarde en que meditaba sobre la vida y la frustración de ver que el mundo era tan distinto a lo descrito por Selecciones del Reader´s Digest o las escenas que me divertían en las películas de Billy Wilder, llegué a la conclusión de que debía mandarlo todo al carajo y olvidarme de querer cambiar lo que no podía. Read more “CUANDO TE PROVOQUE MANDARLO TODO AL CARAJO”