Artículos

A los padres hay que enseñarlos… no castigarlos. (Una…

Nunca olvido la primera vez que me atreví a plantarle cara a mi padre, un hombre autoritario, voluntarioso y con la fortaleza física de un paquidermo.

Tendría yo unos 13 años de edad, cuando por fin solté lo que desde hacía tanto llevaba por dentro.

El impasse surgió a causa de una prohibición suya la cual me parecía del todo injusta e inapropiada.

No sé ―o a lo mejor sí― de dónde saqué el valor para enfrentarlo con una firmeza inesperada para él, mirarlo directamente a los ojos y replicar:

―¿Crees que eres un buen padre porque me impones las cosas y tengo que obedecer? Pues estás muy equivocado. Me estás enseñando a ser abusivo y nada más. Leer más “A los padres hay que enseñarlos… no castigarlos. (Una experiencia personal)”