Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

Llevarte la casa al trabajo, ¿por qué no?

Una mujer me decía compungida en la consulta:

―Es que ya casi ni lo veo (refiriéndose a su marido). Llega tarde de la oficina, viene malhumorado, apenas saluda a los niños, cena y se mete en el despacho a seguir trabajando. Temo que uno de estos días no regrese o que le dé un colapso por la calle.

El caso de aquel individuo que bien podía incluirse en la categoría anglosajona del workholic (para los malpensados: ¡No tenía una amante secreta!), me llevó a pensar en tantos que como él son incapaces de separar lo que es el hogar ―para el que supuestamente se desloman trabajando― del ambiente profesional. Read more “Llevarte la casa al trabajo, ¿por qué no?”