Artículos

¿Por qué tanto lío con el sexo? Tal vez…

Si la noticia de los chantajes y el exhibicionismo morboso que protagonizó (nunca mejor dicho) el productor Harvey Weinstein y otros artistas de Hollywood no hubiesen pasado de allí, uno tendería a coger la línea más fácil de pensamiento para concluir:

―Buej… esos bichos del cine siempre han sido unos enfermillos, ¿qué le vamos a hacer?

Sin embargo, al poco rato tropezamos con otro evento escalofriante en el cual al parecer un grupo de jóvenes denominado «la manada», abusó sexualmente de una chica indefensa. Read more “¿Por qué tanto lío con el sexo? Tal vez no solo sea un problema sexual.”

Artículos

¿Quieres ser «feliz como los niños»? ¡Prepárate a sufrir!

Quien haya diseñado el funcionamiento de la mente humana, fue tan inteligente como para elaborar un mecanismo de amnesia que nos  ahorrara molestias emocionales.

De este modo y con la diligencia propia de los buenos barredores uno puede meter bajo la alfombra recuerdos, vivencias o sucesos que le hayan afectado en la infancia y construir a su lado un monumento idealizado de aquella época en que supuestamente gozaba de una felicidad angelical.

A esto se debe que cuando alguien ve a un niño riendo, jugando o correteando de aquí para allá, tienda a suspirar y diga con nostalgia:

― ¡Qué tiempo tan despreocupado! ¿Quién volviera a ser así? Read more “¿Quieres ser «feliz como los niños»? ¡Prepárate a sufrir!”

Artículos

¿Eres una persona adulta? ¡Bien!… ¿Y emocionalmente?

Hace unas cuantas décadas  la OMS decretó el comienzo de la edad adulta, a partir de unas variables algo imprecisas que cada cual pone a su manera.

Tal vez los expertos de esa organización mundial, captaban el fondo del asunto: que los seres humanos pueden tener 5, 10, 25, 60 o 90 años solares y desde el punto de vista emocional haberse atascado en una infancia eterna e inmodificable.

Esto explica el funcionamiento mental de los padres irresponsables, el auge y permanencia del pensamiento mágico que atribuye a los astros o a la brujería los eventos que no son susceptibles de ser aprehendidos mediante el uso de la razón y desde luego, el apego a los juegos de toda índole, aun cuando puedan resultar perjudiciales o adictivos. Read more “¿Eres una persona adulta? ¡Bien!… ¿Y emocionalmente?”