Artículos

«Minimalismo mental». ¿De verdad nos hace falta tanto trasto…

Desde hace algún tiempo he venido meditando sobre el tema del minimalismo, tan de moda en los ámbitos del arte y la decoración; pero no fue sino hasta ver un documental televisivo sobre esta tendencia, que se me ocurrió aplicarlo a los fenómenos de la psicología.

Para tener claro el concepto me fui a consultar la imprescindible fuente de Google y encontré lo siguiente, en la también imprescindible Wikipedia: Leer más “«Minimalismo mental». ¿De verdad nos hace falta tanto trasto en la cabeza?”

Artículos

¿Nuevo año o «El día de la Marmota»?

Quien haya tenido ocasión de ver la película El Día de la Marmota (Groundhog Day), sabrá lo que es levantarse cada día para vivir la jornada que comienza como una réplica exacta de la anterior.

Claro está que el guión fílmico no deja de ser una fantasía de imposible realización. Sin embargo, ¿cuántas personas no saludan cada amanecer con la sensación de despertar a un mundo donde los eventos son inmutables y tanto las calamidades como sus tentativas para vencerlas siguen siendo las mismas, sin que se produzca un resultado favorable?

El inicio de un período de 365 días, al cual convencionalmente se le ha definido como un año de vida, replantea el mismo problema. A pesar de los buenos deseos que te envían amigos y familiares, si evalúas tu porvenir como una réplica idéntica de tu pasado, la mañana del 1 de enero será más de inquietud que de buenos augurios.

¿Qué hacer entonces? Mi recomendación para escapar al Día de la Marmota es, en primer lugar, introducir pequeños cambios en la rutina cotidiana. Aun cuando no sean cosas espectaculares, la sensación de no estar metido en una espiral repetitiva informa al cerebro de que algo se ha transformado. Esto le dará motivación para intentar otras acciones liberadoras.

El segundo paso sería aceptar que muchos eventos externos no dependen de lo que uno quiera, sino de la realidad. Decidir no adaptarte a ella y buscar grietas que permitan ejercer tu autonomía fortalecerá el propósito de romper eventualmente el estrecho círculo en que te mueves.

La meta de lograr una plena independencia, apoyada por el combustible de una rebeldía sana, será la conjura final contra el tedio y la resignación. Rebélate contra la marmota, rompe el hechizo de la fatalidad y haz del año que comienza uno verdaderamente nuevo.

¡Que haya muchas satisfacciones en él!