Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

En defensa de la ignorancia (como forma de protección)

A través de la historia han sido muchos los dedos apuntados a la ignorancia como la causa esencial de todos los males de la humanidad.

Desde luego, el desconocimiento de la realidad te expone a grandes riesgos tales como no advertir el hueco donde vas a caer mientras caminas por la calle o tragarte tranquilamente el veneno que un enemigo te ha puesto en la bebida. Sin embargo, no estar informado de ciertas cosas puede tener su lado positivo. Read more “En defensa de la ignorancia (como forma de protección)”

Artículos interesantes para leer en menos de 3 minutos

El síndrome de «La urraca sabia». ¿Lo conoces?

 

En el repertorio de las fábulas figura la historia de una urraca que un día amaneció con el deseo de arreglar su nido y dejarlo tan elegante como lo tenían las golondrinas.

Para lograr tal propósito, pidió ayuda a una de ellas. Esta se dispuso amablemente a colaborar con el pajarraco que habitaba en un frondoso árbol del vecindario.

Sus lecciones comenzaron indicándole que la mejor arcilla estaba bajo las piedras, a la orilla del río.

―¡Eso ya lo sé! ―contestó de inmediato  la urraca― ¡A otra cosa!

―Muy bien ―siguió la golondrina―. Tienes que recoger en el bosque las ramas más tiernas.

―¡Lo sé también! Read more “El síndrome de «La urraca sabia». ¿Lo conoces?”

Artículos

El pasado, ¿maestro o verdugo?

descarga-1Desde la aparición de la Gestalt, de la cual abrevaron las nociones New Age para promover sus consejos de fácil digestión, se ha venido poniendo el énfasis en las vivencias del llamado «Aquí y Ahora».

Estas teorías nos invitan a mirar al pasado como si se tratara de un viejo achacoso que viene a importunarnos con leyendas de cuando no existían las calles y se amarraban los perros con longaniza.

En ellas se sobrevalora la experiencia inmediata, descartando la importancia emocional de lo vivido en un ayer no tan lejano.

Quiero imaginar que la intención de quienes promueven el «presentismo» es apartar a los melancólicos de sus constantes reproches por lo que no pudieron realizar, los errores cometidos o las oportunidades que perdieron para ser más felices.

Si así fuera, tendría que concederle algún beneficio a la mutilación memorística que sugieren los gurús de la modernidad. Sin duda es inconveniente darles el rol de verdugo a los recuerdos y tenerlos siempre a mano para flagelarnos con regaños tan inútiles como enfermizos.

Pero anestesiar los lóbulos cerebrales para vivir únicamente en el día de hoy es, por decir lo menos, una irresponsabilidad.

El pasado es parte de nuestra vida y en ese sentido, puede ser un maestro del cual derivamos enseñanzas para no repetir conductas equivocadas.

Igualmente sirve como escudo contra manipuladores y vendedores de humo, que disfrutan de lo lindo al encontrarse con un individuo artificialmente amnésico.

Si no recuerda ni lo que hizo ayer, ¿cómo puede rebatir los inventos de un charlatán o el rehacer de la historia que tanto gusta a los dictadores?

Total, que no hay que extremar las cosas. Porque si a exagerar llaman, el segundo actual ya está en el pasado y el siguiente es el futuro. ¿Dónde quedaría el presente?

¡Que respondan los sabios!