Los «tipos malos» son más atractivos, pero no es culpa de ellos.