«La vida es sufrimiento», dicen los budistas. ¿Y qué digo yo?