Vivir en el pasado. Una buena forma de estar sanos.